Bordado

Bordados serranos

Cultura

Fiestas

La iglesia fijó dos fechas para celebrar su onomástica:
En primavera, el 8 de mayo, se consagra la Dedicación de San Miguel y el 29 de septiembre, en otoño, su Aparición. Ambas fiestas son en San Miguel de Valero fiestas patronales.

Fiesta “Chica “ : San Miguel Arcángel, 8 de mayo
Tradicionalmente el mayordomo y sus familiares se encargaban de preparar la hoguera de la víspera, que arde en torno a la media noche con bailes alrededor del fuego.
El día de la fiesta tiene lugar la misa, procesión y convite con dulces y caldos que son ofrecidos por los mayordomos, y en caso de que no los haya por el Ayuntamiento, además de un espectáculo de fuegos artificiales. En la actualidad hay actuaciones del grupo folklórico de San Miguel “El Arco” y verbena popular por la noche.

Fiesta “Grande”: Fiestas Patronales de San Miguel Arcángel, 29 de Septiembre
Se celebra del 28 al 30 de septiembre y consagra la Aparición del Arcángel.
San Miguel estaba relacionado con la custodia de los campos y los agricultores, ellos fijaron su tiempo óptimo de siembra entre sus dos onomásticas. También está relacionado con el mundo templario siendo el día 29 de septiembre día de ayuno para los monjes guerreros.
La fecha coincide con la gran ceremonia de preparación para la cosecha de la vendimia y con el equinoccio de otoño.

Las fiestas empiezan la víspera con la Verbena y el Pregón de las Fiestas El día de la fiesta se hace el pasacalles, la misa y se saca el Santo en Procesión haciéndole una ofrenda floral a cargo del grupo folklórico “El Arco” de San Miguel de Valero.
Por la tarde hay novilladas en la plaza de toros así como diversas actividades que finalizan con la verbena: baile ofrecido a los habitantes por la noche en el cual los instrumentistas son orquestas salmantinas.
En los últimos años se está recuperando una antigua tradición que se llevaba a cabo en estas fechas festivas en tiempo de Vendimia: La Guerra de las Uvas que consiste en una lucha con uvas entre los mozos (no olviden recambio de ropa).

Tal vez el gran atractivo de las fiestas de septiembre sea la corrida de toros: el día 30 comienza tradicionalmente con el viaje de madrugada a la finca desde donde se acompaña al toro hasta el pueblo, acto  seguido del desenjaule en la Plaza de Toros, por la tarde se celebra la novillada. La fiesta termina con verbena y entrega de trofeos.

Arquitectura

Iglesia Parroquial: edificio que destaca en el patrimonio arquitectónico del pueblo. Data del siglo XVII y fue construida bajo el poder de San Miguel de Arcángel, con un artesonado mudéjar que se conserva. Las imágenes del altar mayor: Santa Águeda, San Miguel, San Blas, La Dolorosa y un resucitado.

Arquitectura popular: en todo el pueblo dominan claras influencias árabes tanto en las viviendas como en las características calles estrechas, aunque también se pueden ver las adaptaciones a los tiempos actuales.

Una construcción típica eran las escaleras exteriores para subir a la vivienda, de las cuales solo queda una al lado de la plaza.

Cabe destacar como elemento significativo en la vida del pueblo y que se conserva los dos “pilones de agua”, usados antiguamente tanto para el consumo humano, cuando no había alcantarillado, como para abrevar el ganado. Están ubicados uno en el "Barrio Abajo", de agua sosa y otro en el "Barrio Arriba", en la “Plaza del Comercio”.

Historia

Se cree que el término municipal de San Miguel de Valero ha sido habitado desde la prehistoria por poblaciones nómadas que seguían el curso de los ríos Duero y Tajo. Esta teoría se confirma gracias al hallazgo de restos de cerámica y dólmenes, y pinturas en las paredes de las cuevas de esa zona. También se encuentran restos de murallas y construcciones de defensa.Camisa bordada
El origen del nombre del pueblo se cree que viene del nombre romano Valerio, lugar donde se situó una villa en esa época. La segunda parte del nombre llegaría en el siglo XVI, tras la edificación de la iglesia, dando lugar al nombre completo: San Miguel de Valero.

En el pasado de San Miguel (Edad Media), destaca la batalla entre los musulmanes y Don Rodrigo en el Castillo de este término, llamada Batalla de Segolluela, dando origen a la creación de la leyenda de la Reina Quilama.

Posteriormente, en la Edad Media es repoblado por los reyes leoneses pasando a formar parte del cuarto de Peña del Rey de la jurisdicción de Salamanca, dentro del Reino de León.2

A finales del siglo XV, se edifica la iglesia a las afueras del pueblo, este hecho demuestra el desacuerdo de religión entre la población. En el siglo XVII, este municipio sufrirá guerras y crisis económicas y demográficas, pero pasará a depender del duque de Béjar, que formará el marquesado de Valero con los terrenos de Valero, El Endrinal, San Miguel, Los Santos, Frades y Tornadizo. En el siglo XVIII el pueblo, como todos los demás, pudo comprar su libertad al duque.

En el siglo XIX llamó la atención la baja población del pueblo, pero había que tener en cuenta el paso de la Guerra de la Independencia por esta zona. Esta caída demográfica se vio recompensada tras la II República, trayendo un crecimiento de la población que supuso una sobreexplotación de los recursos de la sierra. Con la creación de las actuales provincias en 1833, San Miguel de Valero fue incluido en la provincia de Salamanca, dentro de la Región Leonesa.